Sr. de los Milagros en Zürich

COMUNIDAD PERUANA EN ZURICH, CELEBRA AL SEÑOR DE LOS MILAGROS
Texto y fotos: Marilú Pacheco.

Octubre, mes morado, como cada año el domingo 30 de octubre el „Señor de los Milagros”, hizo su recorrido por las calles céntricas de Zurich, acompañado por una banda de 21 músicos suizos y feligreses peruanos, españoles y de otras nacionalidades.
El Cristo de las Maravillas, Cristo Moreno, Cristo de Pachacamilla, Cristo Morado o Señor de los Temblores, es una imagen de Cristo en la cruz pintada por un esclavo angoleño llamado, Pedro Dalcón según Raúl Porras Barrenechea en una pared de adobe ubicada en el Altar Mayor del Santuario de las Nazarenas de Lima y venerada por peruanos y extranjeros en el Perú y alrededor del mundo, por quienes es considerada milagrosa.

Su procesión es una tradición netamente peruana, considerada como la manifestación religiosa católica periódica más numerosa del mundo. Se le conoce como Cristo Moreno debido a que, entre sus creyentes, predominaba la gente de color. Podría estar relacionado, según explica la historiadora María Rostworowski, con el culto milenario al dios Pachacámac.

Patrón de los peruanos en el mundo

El 15 de octubre de 2005, el Vaticano en coordinación con el Arzobispado de Lima, designó por unanimidad nombrar al Señor de los Milagros como Patrón de los Peruanos Residentes e Inmigrantes, ya que cuando comenzaron a emigrar a otros países, éstos continuaron con el culto en múltiples ciudades del mundo, también durante el mes de octubre.
El 26 de octubre de 2003, en la Plaza de San Pedro, el Papa Juan Pablo II bendijo a los devotos del Señor de los Milagros. Fue al finalizar el rezo del Ángelus, cuando el Papa dirigió una bendición especial a los devotos del Cristo de Pachacamilla que llegaron con imágenes del Cristo Moreno. Hablando en español, el Papa saludó a los cuatro mil integrantes del “Centro Latinoamericano Entre Nosotros” y la “Hermandad del Señor de los Milagros de Roma”, que llegaron a la plaza para acompañar el rezo del Ángelus y ofrecer sus oraciones por el jefe de la Iglesia Católica. Los devotos del Cristo Moreno, llegaron luciendo el tradicional hábito morado que los caracteriza.

La festividad más grande de los católicos peruanos

A mediados del siglo XVII, la ciudad de Lima contaba con una población de 35 mil habitantes, cantidad que se iba incrementando con la llegada de miles de variopintos personajes atraídos por las noticias de prosperidad y riqueza. Debido a los traficantes de esclavos, una parte importante de estos inmigrantes venían de la costa atlántica de África occidental, que se clasificaban por castas: Congos, Mandingas, Caravelíes, Mondongos, Mozambiques, Terranovos, Minas y Angolas. Aproximadamente 10,000 de los habitantes de Lima eran negros, la mayoría esclavos, y según Frederick Bowser eran marcados en los brazos, hombro, espalda o en el rostro, según José A.del Busto la marca con la carimba a las mujeres se les hacía en los hombros.
Libro de María Rostworoski “Pachacámac y el Señor de los Milagros”
En el siglo XVI el español Hernán González, encomendero de Pachacámac (Lurín), adquirió algunos terrenos en Lima. Uno de ellos fue conocido como la Huerta de Pachacamilla, porque era cuidada por indígenas provenientes de Pachacámac. Estos indios, mal cristianizados, adoraban en secreto una imagen de Pachacámac, el antiguo dios de los terremotos, que pintaron en una pared.

Este culto perduró con el paso del tiempo y fue contagiado a los negros esclavos del lugar. En el siglo XVII los indios desaparecieron y los negros angolas reemplazaron la imagen de Pachacámac por una del Cristo crucificado. Se sabe que desde 1650 los negros formaron una cofradía y se reunían para rendir culto a la imagen y le construyeron una ermita.

En 1655, ocurrió un terremoto en Lima, causando pánico en la población. Se destruyó buen número de casas e iglesias. La ermita de Pachacamilla, sufrió el derrumbe de su techo, pero la pared donde estaba la imagen de Cristo crucificado no fue afectada. Esto fue considerado como un milagro.

Por esos años, el negro Antonio León sufría de un tumor que parecía no tener curación. Pero empezó a visitar y suplicar con frecuencia al “Señor de los Milagros” y el tumor fue reduciendo de tamaño hasta desaparecer completamente. La noticia se propagó e hizo aumentar el número de devotos.

En 1671, las autoridades eclesiásticas ordenaron borrar la imagen del Señor de los Milagros por las quejas de algunos vecinos descontentos por las reuniones nocturnas “indecentes” (con música y bailes) que hacían los primeros devotos de raza negra. En setiembre de aquel año dos personas fueron enviadas a borrar la venerada imagen del Cristo Moreno, pero al intentarlo quedaron paralizados. Los devotos murmuraban que era una señal de Dios, que no quería que se borrara la imagen.

Pasaron los años y el culto al Señor de Milagros se propagó a todas las razas y clases sociales del Virreinato del Perú. Entre 1766 y 1771, el virrey Manuel Amat y Juniet construyó la Iglesia de las Nazarenas, adonde hasta hoy acuden miles de fieles católicos, sobre todo en el mes de octubre, para suplicar o agradecer los favores del también llamado Cristo de Pachacamilla, participando en gigantescas procesiones por las calles de Lima.

La Hermandad del Señor de los Milagros

La Hermandad del Señor de los Milagros de Nazarenas es una asociación religiosa integrada por miembros, divididos en cuadrillas, dos grupos (cantoras y sahumadoras) y hermanos honorarios. Está dirigida por un Mayordomo General. La Hermandad se encarga de difundir la fiesta y la procesión del Señor, ellos son los que llevan sobre sus hombros la imagen del Señor de los Milagros por las principales calles en procesión.

El hábito morado

Entre las características interiorizadas en la cultura peruana y el crecimiento de este culto con el transcurrir de los años, durante el mes de octubre los fieles llevan hábitos morados y una soga blanca a la cintura las damas y corbata morada, al cuello los varones. El origen de este color según cuentan las crónicas, se encuentra en la historia de la Madre Antonia Lucía del Espíritu Santo, llegada a Lima desde el entonces corregimiento de Santiago de Guayaquil, una mujer de mucha fe, quien viuda de un matrimonio obligado, fundó un beaterio de nazarenas cuyo hábito era de color morado propio de la túnica nazarena. Lamentablemente se le quitó la dirección y fundó otro beaterio llamado el Beaterio de Monserrate conocido como El Instituto Nazareno.

El turrón

Según cuenta la tradición que su inventora fue una morena, llamada Josefa Marmanillo, una esclava del valle de Cañete. Doña “Pepa” fue liberado porque adolecía de parálisis y prometió al Señor de los Milagros seguir la procesión si la aliviaba de su mal. Durante el primer día de la procesión recuperó milagrosamente el uso de sus brazos y manos. Y esa misma noche, Doña “Pepa” soñó la receta del turrón. Al día siguiente lo preparó y lo repartió entre los pobres de Las Nazarenas. Desde entonces todos los meses de octubre este dulce invade con su aroma toda la ciudad.

[slideshow effect=”sliceDown” width=”600″ height=”450″]|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_1.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_2.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_3.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_4.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_5.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_6.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_7.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_8.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_9.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_10.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_11.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_12.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_13.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_14.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_15.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_16.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_17.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_18.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_19.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_20.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_21.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_22.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_23.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_24.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_25.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_26.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_27.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_28.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_29.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_30.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_31.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_32.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_33.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_34.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_35.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_36.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_37.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_38.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_39.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_40.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_41.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_42.jpg|wp-content/uploads/2012/01/SDLM_43.jpg[/slideshow]
43 fotos disponibles